Una cena ¿íntima?

Se acerca una fecha señalada y buscas un buen restaurante para sorprender a tu pareja. El proceso para ir descartando restaurantes es básicamente por las fotos que vas viendo en webs especializadas. Cuando encuentras un restaurante que te gusta la estética, buscas los comentarios de otros clientes y miras el menú. Si no te convence lo descartas y pasas al siguiente restaurante.

Al final encuentras un restaurante que te gusta y que crees que a tu pareja le va a encantar.

Llega el día y vais a cenar. Al entrar por la puerta ya detectas una cierta anomalía en el ambiente, y empiezas a temer lo peor. Tus temores se confirman cuando ya estáis sentados y notas que para hablar tienes que alzar la voz.

Lo que era una cena que deberíais disfrutar y estar a gusto se transforma en una experiencia agotadora.

Todo esto se debe a un mal acondicionamiento acústico. La falta de material absorbente en el comedor hace que las voces de los clientes no se atenúen, y para hacerte oír entre el murmullo general levantas la voz. Los clientes que están a tu lado, también tienen que levantar la voz porque tú la has levantado. Al final, cuando sales del local, respiras tranquilo.

Normativa en mano, el Código Técnico de la Edificación especifica que para los restaurantes vacíos tiene que haber un tiempo de reverberación máximo de 0,9 segundos. No es comprensible que el proyecto para construir este restaurante no contemple el acondicionamiento acústico. En la mayoría de los casos se busca la estética, “que quede bien en el Instagram”, olvidando el confort acústico.

La estética y la carta hace que los clientes vengan al restaurante. Un buen confort acústico hará que la experiencia sea mucho mejor, y que a los clientes les apetezca volver más a menudo.

Con acondicionar el restaurante no me refiero a poner un falso techo de placas de fibra como si fuera una oficina. Hay multitud de tratamientos acústicos con formas y coloridos que se adaptan a cualquier estética y forma del local, tales como espumas de melamina o paneles absorbentes con fibra de poliéster tapizado, entre otros.

12813648

Desde Alba Acústica ofrecemos servicios de asesoría para determinar, en fase de proyecto, si el confort acústico será el adecuado o si hay que aplicar mejoras. En el caso de un restaurante ya en funcionamiento, se puede medir el tiempo de reverberación actual y proponer las medidas correctoras necesarias para mejorar la satisfacción de los clientes en este sentido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s